Detectives privados y perfiles públicos: las redes sociales en el punto de mira

Sin comentarios agosto 29, 2017

Detectives privados y redes sociales

Cuando uno piensa en detectives privados, acude a la mente la imagen de Sherlock Holmes. Quien haya leído la obra de Doyle se habrá maravillado con las habilidades deductivas y los intrincados giros de las tramas de las que hace gala. Sin embargo, un Doyle labrado en la actualidad carecería de su rigor y misterio característico. 

Efectivamente, la labor de los actuales detectives privados se sirve más de un buscador de internet que de una lupa. Una búsqueda en Google muestra al investigador perspicaz la hoja de ruta trazada por un individuo diariamente. Los detectives privados lo tienen fácil: amistades, contenido multimedia, lugar de trabajo... todo a un click de distancia. 

Obviamente, los modernos detectives privados también deben superar obstáculos: solamente poseen legitimidad para acceder al contenido de carácter público. Es decir, su actividad linda con el derecho a la intimidad de cada uno: si bien pueden actuar con extremada solvencia como testigos en un juicio, no disfrutan del estatus de agente o autoridad, y, consecuentemente, serán incapaces de acceder a aquella información protegida por la actividad jurisdiccional. No obstante, los datos a los que logran acceder no constituyen una cuestión baladí.

Facilitando el trabajo al detective privado

A través de las diferentes aplicaciones instaladas en los teléfonos móviles, bien del investigado o de familiares o amigos, los detectives privados tienen la capacidad de averiguar la localización inmediata de dicho sujeto, las compañías que frecuenta, fotografías y vídeos. El concepto "viral" alcanza aquí su máximo esplendor. Una vez que algo se publica en la web, restringir el acceso resulta una tarea desafortunada. 

El auge de la sociedad de la información ha supuesto avances en todos lo frentes. Para la investigación no ha sido menos: las redes sociales, los perfiles públicos y la ingente cantidad de información denominada internet están facilitando la tarea de los detectives privados, debilitando considerablemente los límites de la intimidad del ciudadano. 


Sin comentarios